Convierte la creatividad en innovación

Convierte la creatividad en innovación – Unicentro

Si eres emprendedor seguro que es porque existe algo dentro de ti que te empuja a crear cosas nuevas e interesantes. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que la creatividad en sí misma es un arma de doble filo, ya que lo mismo te puede llevar al éxito que al fracaso. De hecho, entre un 80 y un 95% de nuevos productos que aparecen en el mercado fracasan en el intento.

Pero estamos aquí para ayudarte a transformar toda la creatividad que hay en ti en proyectos viables que te permitan realizar verdaderas innovaciones en el sector en el que has encontrado tu nicho de mercado. Hoy queremos con este post ofrecerte algunas ideas que te permitan llevar a lo concreto todas esas ideas abstractas que te rondan en la cabeza.

Usando la creatividad.

Ten en cuenta que el acto de la creación, el uso de tu creatividad, requiere por tu parte tener una mente abierta, una posibilidad de ver las cosas desde otra perspectiva. En cierto modo, lo que requiere es que rompas con las ideas preconcebidas para poder aportar algo realmente novedoso que nadie hasta ese momento haya podido plantearse.

Así, si estás pensando en crear un nuevo producto o servicio, y cuentas con algunos colaboradores, resulta inteligente celebrar sesiones de brainstorming entre todos, con la finalidad de obtener una buena batería de ideas que te permitan, a partir de aquí, descartar aquellas que sean inviables, al tiempo que vas poniendo en orden las realmente realizables, para quedarte por último con el mejor grupo de proyectos que surjan a partir de este sistema de creatividad conjunto.

De lo abstracto a lo concreto.

Una vez que entre todos se ha escogido aquellas mejores ideas, lo propio es ir realizando análisis de viabilidad sobre cada uno de ellas. Plantéate si realmente es una oportunidad, cuál es la necesidad concreta que vas a satisfacer en el mercado, por qué mejor tú que la competencia, cómo vas a realizar el primer prototipo, si cuentas o no con los fondos necesarios para llevar adelante el proyecto, si dispones de los conocimientos necesarios para llevar este negocio. Pregúntate si cuentas con todos los profesionales necesarios, si puedes llegar a los distribuidores necesarios, si cuentas con los equipos y la tecnología necesaria para tu creación. Y también analiza qué ocurriría si algún miembro del equipo abandonara el proyecto; son todos imprescindibles, cuál es el nivel de implicación que cada uno está dispuesto a mantener.

No te preocupes si tu proyecto muere una vez hecho este análisis. Es mucho más común de lo que crees. Sin embargo, lejos de ser algo negativo, realmente descartar una idea después de haber hecho un estudio específico sobre ella y aceptar que es inviable, te permite disponer de tiempo libre para centrarte en nuevos proyectos que sean realmente viables.

El primer diseño.

A partir de este momento sólo tienes que fabricar tu primer prototipo, o bien generar tu primer servicio. Recuerda que no tiene por qué ser una versión definitiva, pero sí que deberá ofrecer, grosso modo, una visión completamente funcional del modelo definitivo. Y recuerda que esto también es válido para servicios, ya que puedes realizar algunas acciones previas al servicio que ofrecerás definitivamente, que te permitirán ajustar la calidad del nuevo servicio que estás creando.

Vende tu idea.

Y a partir de ahora, lo que te queda es vender tu idea. Aunque no te parezca importante, buena parte del éxito de tu negocio está basada en tu capacidad para comunicar a los demás las bondades de tu empresa. Así que ten en cuenta algunos aspectos, como por ejemplo quién se dedicará a la comunicación del negocio, cómo se dará a conocer el proyecto, etc. Si en ese momento eres capaz de concentrarte en la necesidad que cubres al usuario, ofreces una buena argumentación para defender la importancia de desarrollar tu idea justo ahora y explicas adecuadamente los beneficios que tu empresa puede generar, ten por seguro que has llevado por muy buen camino tu proyecto, y que a partir de este momento nadie podrá parar tu éxito.

Y nosotros estamos aquí para ayudarte a conseguirlo. En el Centro de Negocios de Madrid, Unicentro, queremos asesorarte en todo lo que esté de nuestra mano para que tu creatividad pase a convertirse en un negocio viable y exitoso. Pasa por nuestra sede del Paseo de la Habana 9, de Madrid, donde nuestros clientes disfrutan de estupendas oficinas o despachos adaptados a sus necesidades y con los servicios extra que necesitan. También se establecen múltiples reuniones de trabajo y actividades formativas en nuestras distintas salas, tecnológicamente insuperables. Por último, queremos ofrecerte nuestro conocimiento y experiencia en la puesta en funcionamiento de tu propia oficina virtual, con domicilio en pleno centro financiero de Madrid y con la que además podrás contar con tu propio servicio de secretaría, recepción de llamadas y paquetería postal y cualquier otro que necesites para la operatividad de tu negocio. Visítanos y verás que bien encaja aquí tu negocio.