liderazgo efectivo-unicentro-centro de negocios madrid-lider-jefe-emprendedor

Liderazgo efectivo: qué es y cómo alcanzarlo

Liderazgo efectivo es aquel que consigue alcanzar los objetivos propuestos. En este post desarrollamos el concepto y explicamos cómo ser un jefe efectivo.

Un líder efectivo es aquél que busca siempre el éxito de sus proyectos, pero no lo hace porque desee ser reconocido. El objetivo último de un buen jefe será el beneficio de la empresa y de todo el equipo, no el suyo propio.

Entonces, un buen líder es aquél que toma las riendas de una determinada situación y la conduce a buen término. Y su actitud debería lograr que otras personas también actúen y trabajen para lograr el objetivo en cuestión. Para ello, lógicamente, el jefe debe ser un guía, un mentor, y colaborar también en el desarrollo personal de sus subordinados.

Por tanto, el liderazgo efectivo conlleva una responsabilidad añadida. Ya que, de no ser un buen líder, se puede perder mucho más que los beneficios de una empresa. Un jefe efectivo consigue beneficios y además ayuda a crecer y a tener calidad de vida a los miembros de su equipo.

¿Cómo lograr todo esto? Para alcanzar el liderazgo efectivo tendrás que reunir toda una serie de características. A continuación, te las detallamos, para que puedas desarrollarlas y trabajarlas.

 

Cinco acciones para lograr el liderazgo efectivo

 

1.- Optimizar los recursos

 

Para ser un líder efectivo, es necesario aprovechar al máximo los recursos de los que se dispone. Y no hablamos sólo de recursos económicos. Los materiales y humanos son igual de importantes. De lo que se trata es de que los objetivos se alcancen con la máxima eficacia. Es decir, lograr el máximo beneficio con los mínimos gastos. ¡Ojo! Eso no significa que no debas invertir. Sólo que las inversiones sean correctas y necesarias y que después se les saque el máximo partido. En Unicentro, por ejemplo, encontrarás recursos que te permitirán optimizar al máximo tus inversiones. Como la posibilidad de alquilar espacios sólo cuando los necesites en lugar de comprarlos. ¡Infórmate!

 

2.- Potenciar tus capacidades comunicativas

 

Nunca serás un jefe eficaz si los miembros de tu equipo y colaboradores no logran entender exactamente tus instrucciones. Per mucho más importante que transmitir bien, es el atender, escuchar y comprender lo que te dicen. Esto es primordial para que todo el equipo esté feliz y las cosas funcionen. Pero sobretodo, si eres capaz de entender a la perfección a tus clientes, sabrás lo que necesitan y se lo podrás ofrecer. Y esa sí que es la pieza clave de todo negocio.

 

3.- Delegar y promover el trabajo en equipo

 

No puedes hacerlo todo. Se te ha dicho hasta la saciedad, pero sigues intentándolo. Éste es el gran reto del emprendedor. Encontrar a las personas adecuadas, aquellos a quien confiar las tareas y que las realicen correctamente. Si no lo consigues debes pensar que puede haber dos causas: que tu empleado no sea la persona adecuada o que tú no estés abierto a diferentes formas de trabajo. Analiza el problema y ponle solución, pero no pares hasta tener el equipo adecuado, capaz de lograr los objetivos y de descargarte de tareas.

 

4.- Analizar e implementar sistemas

 

Las cosas nunca funcionan a la primera. Esto es normal y aceptable. Lo que no es admisible, si quieres trabajar un liderazgo efectivo, es que, si algo no va bien, lo dejes pasar. Tampoco enfadarte y echar broncas va a solucionar las cosas. Eso es lo que hace un jefe no capacitado, pero nunca un líder efectivo. Si algo no está yendo como debería, lo positivo es analizar el problema y ponerle solución. Es más, si algo está yendo como debe, también es bueno analizarlo para mejorarlo o implementar el mismo sistema en otras áreas. Una buena organización hará que todo funcione, te quitará estrés, y mantendrá a tu equipo productivo.

 

5.- Desarrollar la inteligencia emocional y el liderazgo positivo

 

La inteligencia emocional es aquella que nos dota de habilidades para gestionar las emociones. Se trata de saber percibirlas, aceptarlas, comprenderlas y actuar en consecuencia con tranquilidad y madurez. Y nos referimos tanto a nuestras propias emociones como a las ajenas. Detectar y dominar la ira, las envidias, las frustraciones y saber ejercer de mediador de conflictos, son cualidades de un buen líder. Todo ello forma parte de lo que entendemos como liderazgo positivo.

 

Esperamos que estas 5 acciones te ayuden a encaminarte hacia el liderazgo efectivo. Si necesitas más asesoramiento, contáctanos. En Unicentro estamos a tu servicio.