mejora tus exposiciones publicas unicentro

Supera el miedo escénico y mejora tus exposiciones públicas – Unicentro

Ya lo tienes todo listo, controlas la temática, tienes preparado tu power point, has ensayado el discurso una y otra vez para que no te falle nada y por fin estás en el atril, delante de una multitud de personas atentas a tus palabras. Es entonces cuando empiezas a sentir un sudor frío que te recorre la espalda, tu frente empieza a gotear y se te crea un nudo en la garganta que no te permite articular palabra. Ha vuelto a hacer presencia el miedo escénico que te paraliza en tus exposiciones públicas.

 

Es normal que esto te ocurra, sobre todo las primeras veces que tienes que aparecer en público e intentar convencer a la audiencia de que tus ideas son interesantes y que vale la pena escuchar lo que tienes que decir.

Como siempre, estamos para ayudarte, y queremos que el post que hoy te presentamos te ayude a controlar tus miedos y disminuir la ansiedad que te provoca realizar una exposición pública delante de una audiencia numerosa.

La ayuda de la respiración.

Si en momentos de mucha tensión respiramos entrecortadamente, se acelera el ritmo y hacemos respiraciones más profundas, puedes ejercitarte para poder hacer respiraciones más profundas que permitan llevarte a un estado más relajado.

En general, las inhalaciones profundas, que llegan a la parte baja del abdomen, contribuyen a mantener un estado de más tranquilidad. Puedes realizar ejercicios de respiración en tu día a día que te permitan practicar esta técnica para que, en el momento de realizar tu discurso, puedas realizarlo de manera casi automática, disminuyendo de manera muy eficaz el estado de ansiedad que te crea realizar tu exposición pública y eliminando buena parte del miedo escénico que te atrapa.

La preparación.

Es importante que la exposición no te coja de improviso. Para evitar esto, es muy recomendable que realices ensayos previos durante al menos diez días antes de realizar tu exposición pública. Resultaría interesante que te metieras de lleno en el papel, realizando visualizaciones de cómo resultará tu charla. Trata de hacerla lo más real posible, imaginando sonidos, situaciones, etc. que tendrán lugar en el momento de realizar tu discurso. Imagínate además realizando una actividad perfecta en la que todo sale a pedir de boca y resulta todo un éxito.

En caso de que te vayas poniendo nervioso durante los períodos de visualización, puedes practicar con ejercicios respiratorios para volver a la calma, al tiempo que compruebas que respirar con tranquilidad te permite tener la situación más controlada.

No es el fin del mundo.

No te va la vida en tus primeras exposiciones. Además, es muy probable que en toda la sala no haya nadie que controle más que tú mismo sobre la temática que vas a tratar. Así que no te agobies, tu miedo no es más que un proceso mental que trata de impedirte que consigas tus éxitos. Quítale importancia a tu exposición y verás que la cosa mejora notablemente. Al fin y al cabo, ¿qué es lo peor que te puede pasar? Sea lo que sea que estás pensando, seguro que tu vida no acaba aquí, así que relativiza respecto a la exposición, mantén la calma y atrévete a explayarte para que tu mensaje llegue claro al mayor número de asistentes posible.

Por otro lado, recuerda que es posible que lo que estás explicando no le guste a todo el mundo. Aunque para ti sea la idea más increíble jamás explicada, ni siquiera el sol le gusta a todo el mundo, así que no te agobies con tratar de gustarles a todos. Piensa que es posible que tú también hayas asistido a alguna que otra charla en la que te has salido a mitad. Cada uno tiene su vida e invierte su tiempo en lo que le apetece.

Cuida la comunicación no verbal.

La imagen es también importante, y se trata de que te presentes de una manera lo más natural posible, que te sientas cómodo con tu postura. Presta atención a tu postura antes de enfrentarte a tu exposición pública. Tener la espalda bien erguida y los pies bien posados en el suelo te hará sentir más seguro, así que relaja tus extremidades superiores para que se muevan con naturalidad y respira con tranquilidad para que todo vaya sobre ruedas.

Ocúpate de lo importante.

El diálogo mental es tu principal enemigo. Es quien comienza a darte la tabarra creando un discurso acerca de las probabilidades de que esta o aquella cosa empiecen mal y todo se vaya desmoronando poco a poco. En lugar de escuchar a tu mente charlatana, lo que te recomendamos es que te ocupes de cualquier cosa que te venga a la cabeza los días previos a tu exposición. Desde la colocación del atril hasta el envío de las invitaciones, todo lo que te venga a la cabeza deberías revisarlo y asegurarte de que está todo controlado. Si te dedicas a hacer lo que tienes pendiente disminuirás el ruido mental y darás pasos importantes hacia una exposición exitosa.

Se nos ocurren algunas otras ideas que te pueden ayudar a controlar el miedo escénico que te produce enfrentarte a tus primeras charlas. Si estás más interesado en practicar sobre esto, te invitamos a que nos visites en nuestra sede del Paseo de la Habana 9, de Madrid, donde contamos con estupendas salas de reuniones y aulas de tamaños flexibles, que se adaptan a tus necesidades y que están dotadas con lo último en tecnología para que los detalles técnicos no sean un problema durante tu exposición. En el Centro de Negocios de Madrid, Unicentro, estamos continuamente ayudando y asesorando a nuevos emprendedores como tú que quieren que su idea se convierta en un negocio de éxito. Por este motivo ponemos a su disposición estupendas oficinas y despachos que se adaptan a sus necesidades y que cuentan con los servicios extra que pueden necesitar. También ayudamos a quienes quieren trabajar desde casa, aportando nuestra experiencia en la puesta en marcha de oficinas virtuales, domiciliadas en el centro financiero de Madrid, y acompañadas de servicios de recepción postal y de paquetería, secretaría, etc.

Queremos que te encuentres cómodo en tus exposiciones, así que sigue estos consejos que te hemos ofrecido hoy para que la próxima vez que tengas que enfrentarte a una audiencia el resultado sea realmente exitoso.