ser un buen líder unicentro

Saca partido a tu inteligencia emocional para ser un buen líder – Unicentro

Si has tenido jefes alguna vez, seguro que en más de una ocasión has pensado que no estaba a la altura de lo que requería su cargo. Buena parte de los empleados españoles piensan así. En general, casi todo el mundo ha sufrido la misma mala experiencia que tú; tener un jefe que es causa de todos los males que sufriste trabajando en su organización.

 

Ahora que tienes tu propio negocio, ¿quieres ser ese elemento discordante con el resto de la plantilla? ¿O por el contrario te gustaría ser un líder capaz de conseguir el máximo rendimiento de su equipo, alguien capaz de guiar a todo su equipo de trabajo en busca de mejorar continuamente tu negocio?

Bien, quienes no hayan tenido la mala fortuna de encontrarse en su camino a un jefe “disonante” es muy probable que por el contrario ha podido trabajar en equipos liderados por personas que se manejan muy bien en cualquier situación, personas que no pierden los nervios ni las formas fácilmente. Personas, en resumen, que disponen de un alto grado de inteligencia emocional.

¿De qué hablamos cuando hablamos de inteligencia emocional?

Al hablar de inteligencia emocional estamos hablando de tu capacidad de entender y manejar tus propias emociones y cómo afectan a las personas que te rodean. En general, cuanto más alto grado dispongas de inteligencia emocional, más sencillo para ti será identificar las emociones que sientes en cada momento y, además, serás más capaz de entender cómo afectan a las personas que te rodean.

Evidentemente, cuanto más hayas profundizado en ti mismo, más sencillo te será conocer el estado emocional de quien se encuentre interactuando contigo. Esta es una de las claves para ser un buen líder. Al fin y al cabo, ¿a quién preferirías seguir? ¿A alguien que pierde los estribos ante situaciones de presión o stress o por el contrario a una persona que sea capaz de mantener el equilibrio, mientras trata de recuperar el control de la situación a través de la evolución objetiva y sosegada de lo que ocurre? Pues eso…

El autoconocimiento.

Conocerte a ti mismo y a tus estados de ánimo es uno de los elementos que conforman la inteligencia emocional. Reconocer y comprender las causas y motivaciones que se encuentran en tus estados emocionales te permitir tener un control sobre las actuaciones que se derivan de ellas. Así, serás capaz de controlar tus estados de ánimo de manera sumamente efectiva.

Puedes realizar algunas acciones para mejorar tu autoconocimiento, como escribir un diario en el que reflejes tus emociones y las situaciones que lo han causado para poder analizarlo más adelante; o detenerte un poco cuando sientas emociones fuertes, como la rabia o la ira, para analizar por qué aparecen y poder así reconducir la situación a un estado de equilibrio.

La autorregulación.

Aprende a controlar tu impulsividad. No por responder el primero ante una situación vas a responder de mejor manera. Ni que decir en medio de una negociación… Aprende a detenerte un segundo antes de responder ante una situación concreta y mejorarás tus reacciones notablemente.

Las acciones que puedes realizar para mejorar tu autorregulación podemos situarlas en tu compromiso hacia ti mismo. De esta manera, analiza cuáles son los valores realmente importantes para ti y piensa en ellos en situaciones tensas. Sé responsable de ti mismo, haz un contrato contigo mismo y actúa según ese acuerdo que has tomado, eso te hará mantener un actitud coherente ante la vida. También deberías practicar la calma, buscar momentos de sosiego que te permitan ver las cosas con cierta distancia, además de realizar alguna actividad que te permita descargar el stress acumulado.

Motívate.

Reflexiona sobre lo que haces y por qué lo haces, cuál fue el motivo que te llevó a fundar tu negocio. Busca nuevos objetivos que se presenten como retos y trata siempre de buscar alguna cosa buena de las situaciones que te ocurren. Mantente motivado y mejorarás tanto personal como profesionalmente, lo que mejorará el rendimiento en el trabajo del equipo que lideras y, con él, tu negocio.

Trabaja la empatía…

Evidentemente, para poder situarte en el lugar del otro, debes disponer de un amplio conocimiento de ti mismo. Puedes mejorar mucho este aspecto si tratas de comprender la historia que está detrás de cada persona y que le ha llevado a una situación concreta. Aprende también a leer más allá de las palabras, estudia el lenguaje corporal, ya que muchas veces el cuerpo expresa lo que no sale a través de las palabras. Y por supuesto, aprende a reaccionar ante los estados emocionales de los demás. Recuerda que trabajas con personas y no con autómatas.

… y las habilidades sociales.

Aprovecha tus capacidades y teje redes sociales. Todo el conocimiento que vas adquiriendo y que puede contribuir a establecer territorios comunes entre distintos elementos, utilízalo para mejorar las relaciones entre todos los miembros de tu equipo.

Tendrás que mejorar en las técnicas de resolución de conflictos, profundizar en tus habilidades de comunicación y aprender a alabar el trabajo de los demás, ya que si quieres ser un gran líder, al que su equipo de trabajo tenga en alta estima y le siga en sus decisiones, estas cuestiones y tu trabajo cotidiano serán los elementos clave que te conducirán hacia lo más alto.

En nuestra sede del Paseo de la Habana 9, de Madrid, puedes aprender éstas y algunas otras cuestiones que te permitan mejorar tu capacidad de liderazgo. El Centro de Negocios de Madrid, Unicentro, te anima a que nos visites y conozcas algunas de las empresas que disponen de una oficina o despacho en régimen de alquiler en nuestras instalaciones, para que puedas observar de primera mano equipos de trabajo sumamente eficaces dirigidos por auténticos líderes. Nuestros clientes desarrollan actividades formativas o reuniones de negocio en nuestra sede, ya que disponemos de estupendas salas de reuniones y aulas en régimen de alquiler, de tamaño flexible, que se adapta a sus necesidades y que están dotadas de lo último en tecnología, siempre garantía de éxito. No queremos despedirnos por hoy antes de comentarte si quieres crear tu propia oficina virtual, domiciliada en el centro financiero de Madrid, cuentes con nuestra experiencia y capacidad, te ayudaremos y asesoraremos en todo lo que esté de nuestra mano.